Paisaje con nubes

Paisaje con nubes
SOL (Paisaje con nubes)

sábado, 3 de mayo de 2008

DIA DEL TRABAJO, SOL Y PLAYA




SOL (Tomando el Sol)


No se por qué se le llama “Día del trabajo” si nadie pega ni golpe. Según esto, si existiera un “Día de la vagancia” todo el mundo se pondría a trabajar como locos. Incongruencias que tiene la vida. Pero no me quejo. Una entusiasta acérrima de cumplir rigurosamente con todos los “puentes” habidos y por haber eso de estar unos días haciendo lo que me de la gana (tradúzcase por ir improvisando a cada momento lo que haré en los minutos siguientes) me parece una verdadera delicia. Por no hablar del placer de dioses que es eso de acostarte a la hora que te de la gana sin temor a que en el mejor de los sueños te despierte bruscamente ese sonido infernal. ¿Habrá alguien que odie tanto a su despertador como yo? Sinceramente no lo creo. Ya se que no tiene culpa alguna, el pobrecito que no hace mas que cumplir con su deber, pero le odio con todas mis fuerzas. Es superior a mi.

Día uno de Mayo y fiesta, que es lo que importa. Tiempo despejado con calorcito y todo. Ideal para coger cuatro cosas y pasar una mañana de playa. Una delicia. A mayores mis padres estarán ausentes estos días y otro tanto mi hermana que se va de viaje con su novio y otros cuantos a Cantabria y Asturias. Toda la casa para mi solita haciendo y deshaciendo lo que me venga en gana sin que nadie me moleste. Me encanta estar sola. Cuando ocurra un milagro y tenga dinero suficiente me compraré un apartamento y viviré solita, solita, solita, haciendo mi santa voluntad e invitando a quien se me antoje. No se cuándo va a a suceder eso que por el momento parece que la cosa va para largo y eso que por mi parte pongo mi “granito de arena” haciendo alguna que otra “Primitiva”. De momento todo parecido con emanciparme son ha sido las invitaciones de algún que otro amigo para compartir la vivienda que tiene alquilada.
- “ Sería como si vivieras sola, cada cual haríamos nuestra vida y en paz”
No hijo, no. No sería como si viviera sola. Tras su amable y “desinteresada” invitación lo que realmente pretende es tener a alguien que limpie la casa, haga la comida, lave, planche y le “caliente la cama”.
- “¡Hombre! No es eso...”
Vale, vale. Dejémoslo solo en lo de calentar la cama.

Por la radio están anunciando que las centrales sindicales tienen previstas manifestaciones para exigir que no se rebajen los salarios de los trabajadores. La exigencia es tan obvia que me entra la risa. Es como si en una pertinaz sequía los labriegos hacen una procesión para pedir al santo de turno que les envíe la lluvia. ¡No la van hacer para pedir que continúe sin llover! Cosas de los Sindicatos. Con esto quedan justificados sus sueldos. Manifestación seguida de una buena paellita y hasta el próximo año. También oigo por la radio que cada día se cierran un buen número de empresas y que sus trabajadores se quedan en la calle con una mano delante y otra detrás. Quizá la manifestación sindical debería estar dirigidas a pedir cuentas a los gobernantes por no haber tomado medidas a tiempo para atemperar la crisis económica que tenemos encima, pero como esta cuestión sería muy comprometida para ellos mejor hacerla por lo de los salarios que es un poco como no decir nada.

Playa, playa, playa. Me encanta la playa. El agua está aún demasiado fría como para darse un baño, pero tumbada en la arena al calorcito del Sol se está de maravilla. Según me apetezca encontrarme con conocidos o no voy a una parte u otra que hay para elegir. En este caso me apetece estar sola. Con frecuencia elijo la soledad aunque no siempre la consigo pues ya se sabe que basta que intentes algo para conseguir lo opuesto. Ha habido suerte. Ninguna cara conocida en el pequeño grupito adyacente, la mayor parte, si no todos, inmigrantes. Extiendo la toalla, me despojo del sujetador del bikini, me doy crema solar por los cuatro costados, me calo hasta las orejas la gorrita que llevo para proteger mi cabeza, me tumbo boca abajo y ¡Aaaahhhhh! me sumerjo en un dulce, dulce, dulce estasis. ¡Qué delíciaaaa! Una ráfaga de viento me envuelve en una nube de arena que se pega rabiosamente a mi cuerpo a causa del protector solar. Quedo convertida en una croqueta.

Un niño juega cerca de mi, a su lado su padre, a todas luces magrebí le grita de cuando en cuando palabras incomprensibles para mi en tanto hace un detallado escrutinio de mi cuerpo. Que disfrute de la inspección. Cuando me doy la vuelta tumbándome boca arriba noto, aún sin mirar, que sus pupilas se dilatan como las de un buho. Ya no grita nada al chaval, tan solo mira y mira. Pues vale, vale, lo dicho que disfrute. Mas apartada, una figura envuelta en una especie de túnica blanca de la cabeza a los pies permanece silenciosa. Tan silenciosa que durante algunos instantes pasó totalmente desapercibida para mi. Tan solo deja descubiertas sus manos y una pequeña rendijita en su atuendo a la altura de los ojos. En un instante nuestras miradas se cruzaron y en sus pupilas creí adivinar las de una chica joven, quizá mas joven que yo. Me pregunté qué pensaría viendo a su lado una chica tomando el Sol con toda naturalidad en “topless” mientras que ella, envuelta, envueltísima en ropajes, emulaba a la momia de Tutankamon. Alguien me aseguró, en cierta ocasión en la que surgió el tema, que era cosa de su cultura y que les “gustaba” ir así. Que es cosa de su cultura no lo dudo. Pero las culturas evolucionan actualizándose y rechazando los absurdos de épocas pasadas. En lo de que les “gusta” ¡Ay! Ya tengo yo mis dudas. ¿Por qué no cambiar las tornas? ¿Por qué no ser ella la que en bikini o en traje de baño jugase con el niño en tanto que el morito cubierto, cubiertísimo, con todos los ropajes habidos y por haber permaneciera inmóvil como una estatua cociéndose bajo los rayos del Sol? Seguro que esas “costumbres” no tardarían en cambiar. Lo siento, pero hay cosas que no.

5 comentarios:

Alex [Solharis] dijo...

Por mí que esta gente haga lo que quiera en sus países pero me ofende ver algunas cosas en el mío. Reconozco que no me gusta ver a esas mujeres cubiertas de la cabeza a los pies. Aunque también es verdad que tú tampoco te preocupaste por si producías algún sofoco a algún playero...

solselenia dijo...

No me importa tanto el cómo puedan ir que lo que eso representa. En cuanto al "sofoco", tranquilo que si quisiera sofocar a alguien no necesitaría ir a la playa.

aguilar dijo...

A mi me revienta verlas vestida de "ninja" por la calle, a dos o tres pasos tras el marido, tanto que a veces siento ganas de gritar: "¡estamos en Europa! ¡aquí no eres su esclava!"
Algún día lo haré y supongo que el suceso se tornará en islamofobia por unos medios que defienden lo intolerable en pro de una multiculturalidad que nada aporta.

solselenia dijo...

Aún suponiendo que te entendiesen no creo que te hicieran el mas mínimo caso. Ten en cuenta que han sido educadas así desde pequeñas, al igual que lo fueron sus madres y así durante siglos. Ellas consideran que su actitud es la "justa" y que otra sería "pecaminosa". Ya no hablamos solo de "tradiciones" sino de una especie de batiburrillo de tradicion y fanatismo religioso, y esta mezcla hace estragos en gente con poca formación como suelen ser la mayoría de ellas.

JOSE-MARIA dijo...

Me gusta lo que escribes, cómo lo dices...
Te deso lo mejor.