Paisaje con nubes

Paisaje con nubes
SOL (Paisaje con nubes)

miércoles, 16 de abril de 2008

LA CORDURA DE LA INSENSATEZ

Me ha dicho mi padre, con bastante sorna, que qué sorpresa verme por casa, que me veía mucho mas alta que la última vez y que nada que siga bien y hasta la próxima. Agregó que quizá fuera conveniente que me hiciera una fotografía para que recordasen como soy físicamente y así en las “escalas esporádicas” que hago por casa no me tomen por una “ocupa”. Bueno, tiene toda la razón. Me encanta viajar y a la primera ocasión que se me presenta ya estoy la primera con el equipaje en la mano, pero reconozco que últimamente me he pasado veinte pueblos. Ha sido un ir y venir y no parar. No es que hayan sido viajes de esos de dar la vuelta al Mundo ni nada por el estilo que han sido cosas modestitas, modestitas, pero tan concentradas en algo mas de dos semanas que por casa apenas si aparecía para decir “hola”, “adiós” y, si cuadraba la cosa, pedir algo de dinero para mi economía que la pobrecita no es que haga aguas, es que hace tiempo que se ha ahogado. Por otra parte, como estas “escapadas” han sido en días de diario y los fines de semana entre que salgo, me acuesto tarde, me levanto casi a la hora de comer, vuelvo a salir y todo eso, parece que haya estado ausente ni se sabe, pero lo cierto es que no ha sido para tanto.

Mi hermana, mas categórica, me espetó que ya va siendo hora que “siente la cabeza” y sea “responsable”. Al tiempo me recordó que la debía los cincuenta euros prestados en un momento tonto de debilidad. Uno de esos milagros que no suelen repetirse con mucha frecuencia en la vida. También tiene razón. Todo lo que me sobra a mi de voluble lo tiene ella con creces de sensata. Sensata y aburrida, que todo hay que decirlo. Quizá algún día consiga eso del “asentamiento de la cabeza” y la “responsabilidad”. Algún día, vete tu a saber cuando que hoy por hoy lo único que “asiento” es mi trasero sobre la silla. En cuanto a lo de la “responsabilidad” me da así como un poco de escalofríos solo de pensarlo pues la palabra me suena a una señora seca, enjunta, cara avinagrada, moño y gafas en la punta de la nariz . Prefiero la improvisación. Lo dicho, algún día me convertiré en una mujer seria, sensata y aburrida, pero hasta que llegue ese momento prefiero disfrutar siendo como soy.

La tercera en entrar en liza ha sido mi madre. Mas diplomática, comenzó por preguntarme que qué tal lo había pasado y qué tal mis amigas. Siempre que me ausento digo que voy con unas “amigas”. Así sin especificar mas. Creo que nadie se lo cree pues llevo diciendo lo mismo desde hace años, pero como en casa una norma sacrosanta de siempre es la de no inmiscuirse en la vida de los demás, dan por buena esta respuesta. Acto seguido soltó una andanada bajo la línea de flotación insinuando si no me parecería “interesante” preparar una oposición o similar. Lo de “similar” significa buscar un empleo fijo. Hace tiempo que de cuando en cuando y como el que no quiere la cosa alude a ello. El asunto de la pintura puede ser algo, llamémosle, “curioso”, como distracción para los ratos perdidos, pero no como una “solución” a mi vida, ni a la de nadie. Bueno, este parecer no es algo nuevo ya mi familia siempre ha opinado así y si ha venido disculpando mi inclinación artística ha sido por el doble motivo de mi firme decisión y la confianza de que acabase casándome y, bueno, entre parto y parto y a la espera de que mi marido llegase a casa del trabajo pues bien está que me entretuviera pintando cuados de florecitas como otras mujeres hacen ganchillo. El problema aparece cuando los motivos de mis cuadros no son precisamente de florecitas y cuando se intuye que no solo no tengo ninguna intención de formar pareja estable con nadie, medie el matrimonio o lo que sea, ni de llevar una vida medianamente ordenada.

Mis padres son muy liberales, y como ya he dicho antes no se inmiscuyen en nuestras vidas, pero aún así no verían con malos ojos que mi vida fuera un poquito mas “tradicional”. Mas reposada, vamos. Una solución sería que me atase, si no ya a la cosa del matrimonio, si a un empleo rutinario que me obligara a llevar una vida medianamente “normal”.

Ni que decir tiene que la familia ha estado hablando de mi en mi ausencia. Como no es la primera vez, no me pilla de sorpresa. No me pilla de sorpresa, aunque me irrita. ¿Por qué ese afán que tiene la gente de “normalizar” todo y dar por sentado de que lo que está dentro de la norma, “su” norma, fíjate qué bien y lo que está fuera pues qué espantoso? Sencillamente no lo entiendo. Si tal anormalidad supusiera algún peligro o daño para ellos, lo entendería, pero no suele ser así. Mas bien al contrario, los sujetos, llamémonos, atípicos solemos tener una gran sensibilidad y respeto hacia los demás. Simplemente somos “distintos”. Tenemos un concepto de la vida diferente.

En fin, pensaba hablar sobre mis viajes y al final me he puesto a filosofar.

4 comentarios:

Alex [Solharis] dijo...

Te comprendo muy bien y siento de veras lo que ocurre. Piensa que ellos quieren lo mejor para ti... aunque puedan equivocarse. A mí me gusta tal como eres y además me pareces mucho más sensata de lo que piensas. Otra cosa es que seas más imaginativa.

Vinho dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Vinho, I hope you enjoy. The address is http://vinho-brasil.blogspot.com. A hug.

azagra dijo...

enhorabuena por el blog,tiene cosas interesantes y es original,saludos

PACO dijo...

Te doy la bienvenida a uniblog,sol de parte miembro nº73, http://frentes-noviolentos.blogspot.com/ "el vuelo de un humanista".
Me ha gustado mucho tu blog, por ser tan personal, tan cotidiano, tan natural.
Un saludo cordial,Paco.